lunes, 25 de octubre de 2010

Diamante de sangre (Edward Zwick)

Sinopsis: Di Caprio, encarnado en un ex mercenario rhodesiano llamado Danny Archer, se patea Sierra Leona, un país confundido con una capital de nombre equivocado que deviene en un absurdo. Su viaje es el típico por el continente africano: esquiva balas, huye de un acreedor con ejército privado, adula a una periodista guapa y, ¡oh!, inteligente... y busca el Diamante. Con D mayúscula. Un pedrusco 'del tamaño de un huevo' -como si no hubiera huevos y huevos-, rosado, brillante como los avarientos ojos de todo el que lo ve.
Y todo el periplo barnizado con una gruesa capa de sangre negra.


A hierro mata y a hierro muere
El punto de la película es un Archer con alma. ¡Adiós a los personajes planos! El rhodesiano se construye y deconstruye a sí mismo a lo largo de la odisea que sufre sobre esa tierra roja que tapiza África y que se mezcla en sus venas con la genética de una raza blanca que dominó todo el orbe. Su objetivo es hacerse con el Diamante, su objetivo es ayudar a frenar el caos en que se ha convertido el país. Un mar de dudas donde Archer navega a golpes de timón y sin un destino claro hasta que ya su destino se ha escrito a golpes de Kalashnikov. El ex mercenario del Batallón de los Búfalos reconvertido en traficante de diamantes expira sus pecados llorando y muriendo y teniendo que desprenderse de la piedra preciosa. La película es un poema al héroe muerto (nudo en la garganta), que mezcla a los ojos del público, de usted y de mi, señora, su sangre con la tierra que le vio nacer, y expira mirando a un valle donde todo es quietud y más allá corren los todoterrenos apisonando niños y quemando aldeas.

Danny Archer es un asesino que se enamora, un traficante que no trafica, un periodista armado, un amigo que amenaza y chantajea, un Terrible que llora.

Esto es arte y yo no pido más.

¿Y vosotros?

15 comentarios:

galleta de mantequilla dijo...

Te ha faltado decir que es un niño que lloriquea por su diamante, siendo a la vez el hombre que salva dos vidas; y permitiendo, a su vez, ablandar la corteza que envuelve su insensible corazón.
Una película que me entusiasmó y que pude degustar de nuevo ayer.
Muy buena crítica, amigo.

Anónimo dijo...

La vi cuando se estrenó y no la recuerdo bien.... lo que quiere decir que no me llenó mucho. La trama, bien contada. Di Caprio, digno; los negritos, pisoteados y pasando hambre, como siempre... Todo correcto y cientos de miles de veces visto.Pero todo en orden. Millones de euros para el lucimiento de la estrella que más reluce en el firmamento de Hollywood. Pero bueno, es un peli más que respetable... Aaron, un consejo de colega, vuelve al cine clásico, que es el que vale la pena. Salud y Mahou para el gentío.
Guille White

JEP dijo...

El jodío del Aaron, ese becario que promete,.....

Esta película se la pongo yo a mis alumnos para explicarles los problemas de la posdescolonización.

El problema son los tópicos. Chico malo blanco que se vuelve bueno tras conocer a la chica buena (por supuesto blanca) y al papa negro bueno y simplote que solamente quiere recuperar a su familia.

El reparto de buenos y malos es demasiado claro. Al final, si hubiese muerto el negro, tendría su gracia por lo original de lo políticamente incorrecto.

Me parece buena, del mismo tipo me gustó más "Hotel Ruwanda".

Sigue así, algún días vendrá El Hombre tranquilo

Mahmud dijo...

A mi sinceramente me gusto mucho (cuando la vi por primera vez y ayer cuando la "echaron" en la tele).

No conozco la realidad de Africa bien (y quién si...) pero hecho de menos alguna alusión a la desestabilización que creo que suponen las relaciones comerciales chinas con Sierra Leona de materias primas a cambio de armas (no siempre, pero a menudo) reflejando únicamemte la imagen de que sólo hay parasitos occidentales. Es el único "pero" que le veo, y que no desvirtua la pelicula.

Respecto a los tópicos en los que cae...a mi no me molestan ni me hicieron la pelicula previsible en absoluto, aunque para gustos, los colores.

Y para terminar, nunca he sido un entusiasta del cine clásico (si JEP, me gusto "El hombre tranquilo"...) pero el sabado pasado vi en una cadena inmencionable (con un periódico- panfleto que la semana pasada saco unas fotos de sus redactores de lo más interesantes) una pelicula de los 40 increiblemente buena: "Juan nadie". Aaron, creo que esta pelicula desde el punto de vista periodistico te resultará muy interesante (y no, no hay tetas ni sangre).

Sergio Falcón dijo...

YO también la pude disfrutar ayer, agradeciendo que sea una película que puedas ver una, dos y etcétera veces.

Exacto, los personajes planos acaban siendo pisado. Archer evoluciona durante la película y puedes pensar:"es un capullo que chantajea a un padre desesperado y a una periodista que prevee el reportaje del año. Todo para conseguir un diamante que le solucionará la vida. Es decir, egoísmo. Ni le importa la periodista ni el padre desesperado, que más de una lección le da a Archer.

En fin, se enamora, pero es imposible, y ayuda al padre desesperado a recuperar a su hijo. Además, le da el diamante. ¿por qué? porque él no puede seguir más y está a punto de morir.

¿le hubiera dado un pellizco del diamante si hubiese conseguido vendérselo a Van der Kaap?

La cuestión es que yo creo que sí.

La última frase de tu crítica genial, se lee con banda sonora: "Danny Archer es un asesino que se enamora, un traficante que no trafica, un periodista armado, un amigo que amenaza y chantajea, un Terrible que llora. "

Natxo dijo...

La peli es fantástica y, si tanto te gusta, te recomiendo "El último rey de Escocia".

Eso sí, te estás volviendo blando...

Mahmud dijo...

Que gran pelicula "El último rey de Escocia"!

Javier dijo...

la pelicula genial! la crítica es aún más buena!!good job!!

galleta de mantequilla dijo...

No está siendo blando. Lo que está consiguiendo es filtrar las palabras según el tipo de película que destripa. Me gusta más así que estar dando palos todo el santo día. Más ameno, a mi juicio.
¿Para cuando "La última fortaleza"? Eso sí que es peliculón.

V dijo...

Estoy de acuerdo con el sentir general, la película entretiene y deja cierta capacidad para la reflexión posterior.

Respecto a Di Caprio, al que detestaba profundamente como actor, creo que en films como éste (junto a "Infiltrados" y "Shutter Island") pasa de ser una cara conocida a realmente encarnar un personaje ficticio al que dota de realismo.
Sinceramente creo que su evolución interpretativa ha sido de las más espectaculares en los últimos tiempos. ¿Confirmas eso, oh docto Aaron?

Por cierto,que alegría cuando he sabido que escribías sobre una película que he visto!! jeje. Todo un detalle, mochuelo.

"La última fortaleza", ¿¿PELICULÓN??

Maria E dijo...

Aaron! Aquí en Mumbai la ponen una vez cada dos semanas en la tele! Así que la he podido analizar desde todos los puntos de vista. Me gusta tu crítica. Danny es un hombre que tiene que enamorarse para despertar su conciencia, como si por sí mismo no se diera cuenta de lo tremendo de esa industria para la que trabaja... Además tarda mucho en reaccionar. Bueno, por otra parte no hablas nada de la historia paralela del hombre negro que tiene el diamante "huevo"... es sin duda lo mejor de la película... buenísimo el actor y muy reales los hechos que le rodean.. Aunque sea un crítica, saca lo positivo también!!

Max Cochise dijo...

La verdad es que la película a mi me gustó más bien poquito... pero en lo que me fijé y sí que me gustó fue la construcción de los personajes... muy buena!

Aaron, cada vez me gusta más tu blog. Con críticas directas, agudas e irónicas... muy bueno. Peeero, recuerda que a los que nos dedicamos al cine, no nos gustan nada los críticos... jejeje ya hablaremos de eso...

un fuerte abrazo

Aaron dijo...

Galletademantequilla,
Empiezas viendo “La última fortaleza” y acabas tocándote con “El patriota”. Es ponerse en situación de caer en el pozo.

JEP,
El negro muerto sería políticamente incorrecto, sí, e incluso me atrevería a decir que supondría un giro bello en la película. Pero esa belleza que tienen las frustaciones cotidianas y las películas con un final que te descabalga y produce rabia y tristeza a la vez tienen precio. Aquí el precio sería que la película no tendría final. La historia estaría inconclusa para la periodista Connelly, sería un sinsentido para Danny Archer y, puesto todo en la balanza, no lo cambio por un negro más muerto.

Sergio Falcón,
Creo que Archer, de sobrevivir, hubiera dado parte del dinero del diamante al negro. El mercenario podría haber vivido si se hubiese dejado cargar un tramo más por el amigo, pero es un fatalista, como sale a relucir en distintos momentos de la película (“Fumar mata”, le dicen, y él responde “sólo si estás vivo”; y a la periodista:“¿Desde cuando el mundo no se está derrumbando?”), y tira la toalla. Al final, vale más su amor a África que el diamante y una vida en cualquier país Occidental.

V,
Sé que me tacharás de mariquita, puede que incluso de muerdealmohadas, pero te diré que Di Caprio ya me gustó en Titanic, hace 13 años. Y me sigue gustando ahora.

María E.,
Al hombre negro lo veo como un personje secundario necesario. No le doy más valor. Me parece incluso más importante en la trama el comandante negro esclavista del FRU.


GRACIAS A TODOS POR COMENTAR!

Tardà dijo...

Impactante final: renuncia a un diamante por el que habia renunciado a cepillarse a Jenifer Connelly. Desgarrador.

Aaron dijo...

Acertadísimo y pertinente tu comentario, Tardà.

Er Danny renuncia a la Jenny. Esto se hunde