viernes, 21 de enero de 2011

Señales del futuro (Alex Proyas)


Señales del futuro nos habla de cómo será el fin del mundo y cómo reaccionará ese padre de Oklahoma (Nicholas Cage) preocupado por la salvación de su vástago sordo. El tema del armagedon es muy socorrido por los directores que quieren hacer una película pero no saben de qué coño hacerla: creen que un meteorito directo a la Tierra o unos extraterrestres belicosos pueden salvarles el culo.

Pero los espectadores somos más exigentes. Sabemos que ese género, tan falto de imaginación más allá de cómo serán los aliens, es basura. A nosotros no nos engañan y no pagamos 7'5€ para ver algo así en el cine. Y mucho menos hablamos de una defecación como esa en este blog.

Sin embargo, Señales del futuro y todos sus clones siempre generan dudas, preguntas, puede que incluso debates si eres un astrofísico o un chalado de la secta Casa de Jehová.

Confesión:

Desde pequeño yo siempre le he dado vueltas a qué haría en una situación así. Cuando era pequeño, tendría unos 10 años, la idea era huir a las montañas y esconderme en una mina profunda. Con mis padres, hermanos y el periquito. A mis hermanas no las incluía, Dios sabe porqué. En fin, padres, hermanos, periquito, encerrados en una mina y el mundo consumiéndose alrededor... menudo planón, ahora me doy cuenta.

A medida que mis hormonas se alteraban y crecía pelo en todo mi cuerpo mi plan se alteró un poco: me olvidé de la cueva y de la sangre. Lo mejor era hacer una lista de todas las púberes muñequitas a las que quería percutir, mandarles un SMS alertándolas del inminente final y citándolas en cualquier sitio donde ejecutar la frenética cópula a) por turnos o b) en masa. Dependía del tiempo disponible. Sólo con imaginar ese enfermizo canto del cisne me excitaba. Ya lo he superado.

Ahora, recordando nostálgico los grititos juguetones de Adriana Lima (16-06-2009) y Larissa Riquelme (12-07-2010), no tiene sentido ejecutar mi plan adolescente. Ya sólo quiero encender el ordenador, abrir mi cuenta de Twitter y escribir 'yo ya lo dije'; desconectar el móvil, irme al bar, fumarme el último cigarro y beber una caña. 


Cage va hacia el Riviera. A los heridos que les den.
 

14 comentarios:

Roger dijo...

Estimado Aarón,

Me temo que tu autobiografía ha distraído tu enfoque de las bondades o maldades de la película, que suelen ser el objeto de tus anteriores entratas.¿Qué tal lo hace Nicolas Cage?¿En tu opinión tiene Nicolas Cage algún trauma por sufrir abuso infantil?¿Si te encontraras a Nicolas Cage por la calle, le pedirías un autógrafo o que dejara de actuar? Aarón, en tus anteriores posts, todas estas cuestiones quedaban ampliamente dilucidadas.

Sin embargo, he de reconocer que he disfrutado de esta nueva versión de "Memorias de un Amante Sarnoso" de Groucho Marx (por cierto, que bien merece una entrada).

Saludos

Aaron dijo...

Ahí lo dejo claro:

Y mucho menos hablamos de una defecación como esa en este blog.

Max Cochise dijo...

Pues la verdad es que a mi ese tipo de películas me gustan mucho.
Y también es verdad que Nicolas es un actor cojonudo. Y además dicen que se parece a mí. Jejeje.

¿Para cuándo "The War" y "Tarde de perros" de Sidney Lumet?

Aplaudo tu blog.

Max

Anónimo dijo...

Las pajas mentales de Aarón empiezan a ser antológicas. Dignas de un loquero. Ve ninfas, púberes y geishas en cualquier sitio. Y eso, amigo Aarón, es una enfermedad. Más que una nefermedad, una obsesión que puede llevarte a la demencia. Te imagino con cincuenta años y con mil archivos de niñas en tu ordenador, siendo apresado por la polícia y detenido por pederasta. Luego no digas que no te avisé: piensa en maduras, divorciadas, viejas ricas de la calle Serrano. Ellas te darán la vida. La peli, para otro día.

Guille White

Mireia dijo...

Mi planón consistía en refugiarme en el bosque, con mis padres, mi hermana (sí, yo la incluía) y -¿por qué no?- mis periquitos también (sí, yo tenía dos. ¡Ha!). Todo hay que decirlo, mi hermana moría al cabo de poco ahogándose en un pozo. Cosas que pasan...
Y nada, una vida muy a lo Robin Hood. Molaría, ¿eh?

En fin, que me desvío. Me he reído leyendo, así que puedo decir que me gusta la entrada. Aunque (siempre hay un "pero", o en este caso un "aunque") considero que si has dedicado tu ira a películas como "Amélie" y "El hombre tranquilo", esta cinta de Alex Proyas no merece menos. ¿O sí? ¡Opina! No opinas... Snif.


M

Lidia dijo...

¡El hijo de Nicolas no es sordo! Para una cosa que comentas de la película y la comentas mal...
Corazón, debo reconocer que se me han escapado unas gotitas de tanto reírme, pero ¿tú no comentabas las películas? Porque entre que te pones tierno por tu prima, te haces el remolón y hablas de tus inquietudes mineras, ¡no hay quien sepa lo que opinas sobre las películas!
Haz caso a Guillermito Blanco.

Tuya,

Lidia

Anónimo dijo...

lo único que me ha desconcertado de esta opinión ha sido que escribieras "twitter" mal.
Aish, cómo me gusta una corrección ortográfica.

MC

Anónimo dijo...

¿Esto es un blog de cine o el lugar donde vomitas tus paranoias erótico-infantiles? Queremos algo más que tu diarrea mental... ¿qué más nos puedes ofrecer?
Le he dado tu teléfono a mi psiquiatra para que te llame... te encantará, es argentino!

Voksi dijo...

Cada dia se te va más Aaron, si tu prima odia tu blog, tus hermanas no quiero ni pensarlo.
Si no te gusto esta peli, no veas 'Ultimátum a la tierra'. K. Reeves en todo su esplendor...
Quizas el blog se debería llamar cine impotable o de mierda, sería más adecuado.
Un abrazo animo minero de Moria

Aaron dijo...

Anónimo, nunca acepto propuestas de alguien que tiene un psicólogo, ¡y menos si es argentino!

Pero responderé a tu pregunta: Este blog es un templo donde a veces rezo hermosas oraciones o, si me apetece, defeco las alubias del mediodía tras los últimos bancos.

Sinretorno dijo...

Es usted un provocador. Bragas, defecaciones, señales de su presente.

JEP dijo...

Fraude,

Espero que te quedes a gusto tras tus esquizoblogs. Tenías ganas de contar tus sueños infantiles y juveniles y buscaste la excusa ¿No?

No me puedo creer que esté aquí comentándote una nueva entrada después de haberme prometido no volver. Debe ser que la cabra tira al monte, y .....

....Hablando de cabras/ones tío ¡Se te va mucho! Por menos de lo que tu has escrito aquí deberína poder colgarte.

Esto ha dejado de ser un blog de cine y se ha convertido en el deshago de la mente enferma del descerebrado que lo escribe.

Anónimo dijo...

No vayas de que pensabas en tu familia a los 10 años... en el periquito sí, los animales eran tu puto débil. Con esa edad te fuiste a las Ramblas sin avisar a nadie de tu querida familia para ver animalitos, recuerdas? y todos más que preocupados (o eso dicen, a saber)... y si hubiera sido el fin del mundo durante tu viaje a Plaza Cataluña? Menudo héroe...ya estaría TU HERMANA para salvar a tu familia. Y el periquito...el periquito te lo regalaba, HOW

il capo dijo...

"Lo mejor era hacer una lista de todas las púberes muñequitas a las que quería percutir, mandarles un SMS alertándolas del inminente final y citándolas en cualquier sitio donde ejecutar la frenética cópula a) por turnos o b) en masa. Dependía del tiempo disponible. Sólo con imaginar ese enfermizo canto del cisne me excitaba. Ya lo he superado."
no sabes cuanto me he reido..