martes, 18 de enero de 2011

El truco final (Christopher Nolan)

El otro día me encontré a mi prima y me dijo que odiaba este blog, que era demasiado negativo, que no siempre se puede estar dando pan y circo a la chusma, y que debía poner mis capacidades al servicio de lo positivo, recalcando los valores de las películas y tal. Voy a hacerle caso.

Las películas de magos no son un género cualquiera. Aquí, los espectadores pueden analizar las situaciones y las conductas desde la posición privilegiada y objetiva que se tiene al observar el mundo fantástico y cuasi irreal de la magia. Estas películas son como cuentos con moraleja: el niño escucha el cuento, ve el filme, capta el mensaje con total claridad, y mejora como ser humano. Idílico.

En El truco final tenemos dos magos: a Robert Angier, que parece buena persona pero no lo es (Hugh Jackman), y a Alfred Borden, del que diríamos que es un delincuente maltratador y resulta ser un padre todo corazón pero falto de empatía hasta límites inconcebibles (Christian Bale).

La historia que se cuenta a lo largo de 130 minutos es una historia de superación personal. También hay desconfianza, engaño, codicia, egoísmo, pero hablar de eso es quedarse en la superficie y no bucear hasta donde se encuentran las ostras de perlas gordas, lustrosas, capaces de enriquecer a toda una familia de tahitianos durante generaciones. Porque, y este es el hecho, amiguitos, mal que nos pese, la barra americana sobre la que giran los personajes, la prestidigitación, los subterfugios, la trama entera, es la superación de los trucos limitados, repetitivos, anodinos, típicos, con poco impacto sobre el público; es el querer ser mejor ilusionista. Todo el mundo quiere ser mejor ilusionista y así poder estar en un bar con los colegas y al momento en ¿el cine? con la novia. Sería acojonante.

Pero, ¿hasta donde llegaría nuestra ambición sin ninguna correa? ¿debemos ponerle límites? El ilusionista Angier pasa sobre todo y sobre todos para conseguir su fin: superar a su rival y antiguo socio Borden. La ambición de Angier es un caballo desbocado que le empuja incluso a asesinar a unos clones de sí mismo, seres racionales pero de los que dudamos tengan alma. ¡Ah, qué dilema se nos plantea! ¡Y qué agradables coloquios se generan entre posiciones encontradas en este debate tan actual!
¿Tu matarías a un ser de cuya naturaleza humana dudas para conseguir tus ambiciones -amor, paz, dinero, fama-?

PD: Christopher Nolan es el mismo mamón de Origen, ojete.



Ella muere en el minuto 3. Gracias, Nolan.


18 comentarios:

Lidia dijo...

Querido,
Acabas de dejarme sin aliento. Realmente las palabras de tu prima te han castrado. ¿Dónde está esa vigorosidad que presumías tener en todos tus escritos? Te has quedado cual eunuco, mi chico.
Respecto al film, debo reconocer que pasó totalmente desapercibido. No recordaba que era en éste donde aparecían clones como palomitas, atontadas y desaladas, en la "boutique" de las salas de cine. Escalofriante.

Un inciso, ajeno a ti y a la película -si me lo permites, claro-. He repasado una y otra vez los comentarios y me he dado cuenta que ha varias yo. ¿Se puede saber que narices ha pasado? Ocurre lo mismo en otros blogs que visitaba. Veo que gustó mi identidad.

Vuelvo a la película. Veo que hablas de "historia de superación". Bonito, ni superación ni historia. Lo que es es suplantación. Angier no se supera por bucear a por las ostras de perlas gordas. Lo que hace es violarse constantemente. Menospreciarse y venderse al mejor postor: su propio orgullo. Qué asco de hombre.
Esta película no es ningún cuento de moraleja.

Encantada de volver a estar entre vosotros.

Lidia

Anónimo dijo...

Pues me gusto más esta peli de Nolan que el ladrillaco de Origen, que no entendió ni su puta madre. Esta parece una cinta de las clásicas de toda la vida, como las del famoso ilusionista Houdini interpretado por el gran Tony Curtis. Aunque a Jackman aún le queda mucho para superar al padre de Jamie Lee. Pero al grano, la cinta se deja ver, entretiene, ilusiona y hace pasar dos horas de manera agradable, con un desenlace final sorprendente. Aaron. no es que sea la peli de la vida, pero mucho mejor que los truños de los que has hablado ultimamente. Y por cierto, se te ve muy modosito.. Debe ser que estás enamorado.
Guille White

Anónimo dijo...

De terrorista de las letras a floripondio cursi. El amor perjudica seriamente la salud, Aarón, tenlo en cuenta cuando juntes letras.
Guille White

Anónimo dijo...

Antes de leer estos comentarios de los anónimos pensaba igual que ellos. Cierto que tu blog es demasiado negativo, pero es que es la esencia de tu blog y nos lo pasamos bien leyéndolo y criticándolo. No la cambies por lo que dijo tu prima, por que tu hermana lo ha llegado a pensar también y no ha dicho nada porque sabe que la gracia de tu blog es esta. Muy buena la crítica de "El truco final", pero quien lo ha escrito no es Aaron, su discípulo quizás? Prefiero la ironía, la causticidad, el sarcasmo, la burla, la mordacidad, el humor,la guasa, la sorna, el retintín, la puya -como quieras llamarlo- típica de Aaron y típica de este blog. No lo cambies ahora, que ya nos has acostumbrado a ello y NOS GUSTA. Para leer de qué va la película ya tenemos Wikipedia o Magazine, no crees? HOW

Anónimo dijo...

Admiro a la gente valiente... no a la que se cree fuerte ni a la que lucha por demostrar algo... a la gente valiente.
No tienes que demostrar a nadie que sabes criticar películas de otra manera, eso lo sabemos. Sigue como lo has hecho hasta ahora, eso es lo que quieren tus seguidores.
HOW

Mireia dijo...

Pues un poco más de lo mismo. Quiero sangre! Me gustaba cuando arrancabas los ojos a las películas (o, al menos, intentabas que ante cualquier tentación de verlas ya quisiéramos arrancárnoslos nosotros -precaución, más que nada-).

Aún así, no me ha quedado claro. ¿Te ha gustado? ¿Te ha dejado indiferente? ¿La has visto? ;)
Aaaaaaah, la ignorancia me corroe...


M

upnanntt0809primaria dijo...

HOW jefe indio!!!
Para que decir más de lo mismo si ya lo han dicho todo.
QUEREMOS GUERRA Y SANGRE DE PALABRAS EN TU BLOG!!!!! y sobretodo esos comentarios mordaces que te escribia la gente como yo misma.
HOW

upnanntt0809primaria dijo...

Aún así. Buen comentario de la película.

Aaron dijo...

Muchas gracias a todos los que decís que este post es flojo, blandito como el culo de un bebé antes de ser percutido. Yo también lo creo, pero he tenido la necesidad de hacer este experimento sociológico y ver vuestra (encomiable) reacción.

Como público, lector y televidente en decenas de sitios, yo sé que lo que quiero es algo que me saque del letargo diario, aunque sean barbaridades o comentarios ridículos y sin más fundamento que el criterio de un tal Aarón que ni se ha cortado el prepucio y ni siquiera es judío.

Desde esta plataforma os doy lo que queréis: carnaza. Soy el Frankie Machine de Cine Imperfecto. Y seguiré siéndolo. Porque aunque vomitar no es algo bonito, aligera el cuerpo y despeja la mente.

A vuestros pies, chusma.

A.


OFF TOPIC: A la majadera que me llama eunuco la espero en el Motel Tres Amantes a las 23h. Puntualidad.

Sinretorno dijo...

jajajajaja. Se está dejando llevar por el amor. Más mala leche please!!! Parece usted una ursulina del preconcilio.

Anónimo dijo...

Ya que fui yo quien prendió la mecha diciendo que tu encanto sólo salia a relucir cuando escribías en negativo, diré que me ha gustado el post. Dudo que lo hicieras para demostrar nada a nadie, sino porque suponía un reto como escritor. Tal vez me equivoque.

La película me encantó; un reparto inmejorable, una historia diferente en la que no fué necesario meter sexo para entretener y un final inesperado. Tal y como esta el panorama actual creo que es bastante.
Respecto al debate que planteas creo que todos nos hemos matado o hemos violado nuestros principios por pura codicia. Aunque sólo fuera por haber perdido la dignidad mendigando amor... Codiciando amor.

Pentesilea dijo...

Soy yo quien firma el último anónimo.

Lidia dijo...

Pentesilea, discrepo. La película no encanta. El reparto es bueno, pero bajo una película mediocre, se transforma en mediocre.
En cuanto a violar nuestros principios, hay niveles, bella. No es lo mismo partir tus principios vegetarianos -por poner un ejemplo- por amor a un chico, que asesinarte -acto macabro por asesinar y hacértelo a tí mismo-, por el éxito y el poder.
Sobre lo de mendigar amor, totalmente conforme.Todos mendigamos, yo la primera. ¿Sino para qué ponerse rimmel?

Vuestra,

Lidia.

anaïsea dijo...

Yo no noto ningún tipo de diferencia entre este post y los demás.

Tardà dijo...

Reconozco que al leer la crítica por un momento se me ha pasado por la cabeza que tu prima te inyectaba estrógenos a escondidas. Pido perdón por mi falta de fe.
De la peli…para mi El truco final es una basura y sus buenos actores tapan tan poco como el maquillaje de una viruelosa, aunque algo tapen. La única superación personal es la del guionista a base de giros que pretenden ser sorprendentes y bueno,lo son, pero por absurdos. ¿Gemelos?¿Clones? CLONES?! En esta peli si que debió colaborar con Nolan, y mucho, el Sombrero Loco..

PD: Pentesilea,Lidia: ole. Con lo salidos van los ánimos normalmente por aquí con los pocos comentarios sin rabo del blog hay quien se sentiria incómodo, pero no,aquí estais..discutiendo sobre mendigar sexo (porque para eso es el rimel, no nos engañemos) y alimentando fantasias kleenexianas.
Viva y brabo!

Anónimo dijo...

A mí se me hizo un poco lenta, pero eso no quiere decir que me disgustara...
Se ve toda un trama de venganza por parte de Hugh Jackman hacia Christian Bale. Puede usar a las personas sin ningún escrúpulo y sin tener en cuenta los sentimientos del prójimo.
El reparto hace un buena actuación en su conjunto y se nota que son buenos actores por lo bien que lo hacen.
Es peli de estar cómodo, con palomitas y manta, pero sobretodo con ganas de estar muy atento, cualquier detalle es importante para el desenlace.

Silvia dijo...

Blog muy completo. Enhorabuena

sofia martínez dijo...

A mí me gustó demasiado. “El Truco Final” nos oferta una serie de actividades de extrema competición profesional con ánimo de venganza familiar y tono de misterio, por cierto me recuerda a “El Hipnotizador” la nueva serie de HBO, tiene temática similar. En fin, la película tiene una historia entretenida en primera instancia, con diálogos rimbombantes y conjeturas rebuscadas nuestro director ejecuta una obra en fragmentos estilo puzzle pero sin llegar a los extremos, con una cuidadosa fotografía, escenarios planeados con la delicadeza de un gran artífice, maquillaje certero y fidedigno, es obvio que toda la producción se esfuerza por sacar la obra a flote sin el desventajoso desinterés del arrebato, sino con la intención de delicadeza, suspense y tensión, para los amantes de la taquicardia cuya percepción inspecciona hasta al más mínimo detalle, el cual será crucial en la película. Las virtudes de la cinta son evidentes, el guión es una obra escapista/ilusionista con el simple propósito de engañar al espectador y hacerlo sentir diversas emociones; la dirección de actores es exquisita.