martes, 8 de marzo de 2011

The deer hunter (Michael Cimino)


Cuando oigo ruleta rusa no pienso en Las Vegas sino en El cazador. Y eso ya me hace mejor que vosotros.

El cazador es una película de Michael Cimino a la que le llovieron los Óscars sin darse cuenta: estaba nominada a 4 y se llevó 5. No doy ninguna importancia a los premios, pero sé cuándo un buen trabajo merece un reconocimiento.

The deer hunter (me gusta más el título en inglés, pegadme por esnob) trata de la superación de una vivencia traumática. Aquí los protagonistas Robert de Niro y Christopher Walken, Michael y Nick, respectivamente, marcharon a luchar en la Guerra de Vietnam y se volvieron medio majaras. Ninguno lo superó, y la película se convierte en una oda a la desesperación, a la tristeza, al dejarlo todo y pegarte un tiro en la sien con un revólver.

Digo que ni Michael ni Nick lo superan y, si lo pensáis bien (también podéis no pensar y simplemente seguir leyendo, ya os mastico yo todo), es verdad.

Nick nunca sale de Vietnam, y se dedica a apostar su vida jugando a la ruleta rusa, tal y como hacía mientras era prisionero del Vietcong en medio de una selva tropical del sudeste asiático. El caballo desbocado de la locura toma las riendas de su vida y no deja descansar a la atormentada mente de Nick. Walken sencillamente alarga el período de cautividad y se remata anímicamente a sí mismo, convirtiéndose en un despojo.

Hasta ahí, lo obvio.

Michael, por su parte, vuelve a su ciudad y retoma su vida. Es un gañán y se lía con la prometida de Nick, postrado ante su inmundicia en Saigón y completamente ajeno a esta puñalada de su amigo. Todo apunta a que Michael avanza poco a poco hacia la gris normalidad que es la vida de la mayoría de personas. Pero no.

¿Cómo que no? os preguntaréis.

Pues que no, coño. Oídme todos.

Michael quiere salvar a Nick, sacarlo del agujero en el que está viviendo, devolverlo a la civilización. ¿Recordáis como pretende conseguir eso? Sí, amiguitos, ahora lo véis, ¿no? ¡Juega a la ruleta rusa con su amigo! Algo parecido resultaría una simple contradicción en cualquier otra persona; pero no así en alguien que ha sido obligado a apuntarse a la cabeza, no. Michael -su cerebro aún afectado por el horror de lo sufrido- ve normal, necesario, entrar en la dinámica que rige la existencia de Nick. Vuelve para salvarle y se condena a sí mismo. ¡Es genial!

Nadie es capaz de escapar de las garras de una situación traumática; tarde o temprano aquello vuelve a por tí y te caza, te devora por dentro, y termina contigo.

Y aunque el mensaje de la película no es positivo (hola, frailecillos), la interpretación es sublime, y sentir la tensión de los momentos previos a apretar el gatillo ya es motivo suficiente para ver El cazador.



                              Olvídate de Las Vegas.

10 comentarios:

galleta de mantequilla dijo...

Lo siento, a mi estas películas-tormento me atraen menos siete. Aunque prometo hacer el puñetero esfuerzo para ver algún fragmento y así rajar de tu crítica, ahora mismo sólo puedo decir que uno tiene que ser un tremendo desgraciado -o le tienen que haber hecho así- para terminar como dices que terminan.
En cuanto haga ese esfuerzo me meto contigo.

La Voz dijo...

Avísame cuando decidas verla, Sr. Galleta, yo tampoco la he visto. Aunque podríamos aprovechar para tomar una birra, aunque las críticas de Aaron, además de incitar al desvarío, incitan a ver la película.

Anónimo dijo...

Aarón, no son pocas las veces que pienso que entre tus gustos está el dolor ajeno y la desgracia., que te puede el ver películas donde el dolor es protagonista del argumento y que el actor principal es la violencia.

Yo al igual que Galleta intento no ver cine deprimente, aunque debo reconocer que no siempre lo consigo. Sé lo fácil que es alabar un drama, son mi debilidad cinematográfica. Es en estos momentos donde el ser humano saca lo mejor de si mismo. Como el hecho de ir en búsqueda del amigo atormentado, pero como en todo en vida tiene un límite, y por delante de una vida perdida está la obligación moral de salvar la propia.

Es natural en el hombre hacer de buen Samaritano, siempre que vaya a ser reconocido y en este caso lo es.

El tema no es saber cuántos Oscar le han dado o si la actuación es buena o mejor, lo lógico es hablar de los hechos, que es lo que lleva a estos hombre actuar de esta forma. ¿Por qué ante las dificultades, ante el dolor huyen del mundo, se evaden de sus vidas y se esconden en otras? La categoría de las personas se mide en estos momentos de lucidez, que ante todo son muy caros de ver y no abundan.

La pregunta es ¿quién de vosotros pondría por delante de todo la lealtad a la propia salud, a la integridad física? ¿actúa Michael de manera honesta con Nick?¿no debería hacerle ver las cosas, sin poner en riesgo su vida?

Sinretorno dijo...

Como toda peli incluye un acierta parábola. Pero amigo Aarón has dado con De Niro, mi mejor actor. Capaz de engordar 20 kilos para rodar de boxeador, memorable en la Misión, inquietante como diablo,malo o bueno, inckuso haciendo de cura y perjurando para sacear a sua antiguos monaguillos de la cárcel. De Niro se inventa a sí mismo, haga de lo que haga, auqneu sea el padre de la novia.

Anónimo dijo...

Es una maravilla de película. Dura como la vida y real como el Madrid. Christopher Walken, de loco/lúcido atormentado y de vuelta de todo hace el papel de su vida. Y De Niro, magistral como siempre, hasta que se dedicó a poner caretos y hacer comedias para poder pagar su inmenso tren de vida y sus múltiples mansiones. Cimino cuenta mejor que nadie las secuelas de Vietnan y lo que supuso para millones de norteamericanos. Los que vivieron el infierno en primera persona oliendo el napalm y los que esperaban en los EEUU señales de vida. Si te interesa Vietnan y sus secuelas, ésta es la película
Guille White

Aaron dijo...

¿Quién de vosotros pondría por delante de todo la lealtad a la propia salud, a la integridad física?
Yo

¿Actúa Michael de manera honesta con Nick?
No, es un maldito traidor. Uno no puede beneficiarse a la novia o ex novia de un amigo.

¿No debería hacerle ver las cosas, sin poner en riesgo su vida?
Si Nick no responde a los estímulos de Michael (como el ir hasta la puta Saigón), entonces es que efectivamente quiere hundirse, y es su decisión, y no hay nada que hacer. Un amigo no tiene porqué ser un salvador; su función termina tras indicar el camino correcto al otro, tras insistir.

el camarada cumbias dijo...

la mejor peli que has puesto hasta ahora.

el camarada cumbias dijo...

o para ser irónico: pensé que estaba prohíbido poner películas buenas por aquí....

Anónimo dijo...

Hay que dejar de exagerar con esta pelicula, la escena de la boda es larguisima y encima infumable.

Anónimo dijo...

hey there cineimperfecto.blogspot.com owner discovered your website via Google but it was hard to find and I see you could have more visitors because there are not so many comments yet. I have discovered website which offer to dramatically increase traffic to your blog http://mass-backlinks.com they claim they managed to get close to 4000 visitors/day using their services you could also get lot more targeted traffic from search engines as you have now. I used their services and got significantly more visitors to my website. Hope this helps :) They offer most cost effective services to increase website traffic at this website http://mass-backlinks.com