viernes, 24 de septiembre de 2010

Closer (Mike Nichols)

Me llamo Alice y soy stripper profesional. También voy a joderte la vida. Pero eso tu aún no lo sabes.

¡Gracias, Alice, por joderme 98 minutos de descanso sabatino!

Porque Closer, de Mike Nichols, es una de esas películas que sólo escandalizan a las viejas. Vale, hay sexo, infidelidades, frustración, megalomanía y locales de striptease, pero es todo tan siglo XX... Está pasada de moda, es insustancial. Los espectadores somos hijos del cibersexo, el condón, los anuncios de contactos en los periódicos y las insinuaciones lascivas en servilletas de papel en una cafetería. ¡¡ Ya conocemos todo eso!! Y Closer nos deja indiferentes. Porque -sí, voy a spoilear- no aparece ni una teta.

Dice el dermatólogo ninfómano al necrologista: “Todo es una versión de otra cosa”. Y esta es una de las varias señales que a lo largo del filme te avisan irónicamente de que Closer es una mala semejanza a algo. Intuyo que ese algo es la vida de unos cualquiera en una gran urbe como Londres, que durante hora y media larga se nos presenta como un inmenso bufete donde pagando una copa tienes derecho a tirarte a la camarera.

El cuadrilátero amoroso que sufren y disfrutan los protagonistas es simplón, no deja nada a la imaginación ¡Porque te lo dice todo!: porqué la fotógrafa se va con el periodista; cómo se llama realmente la stripper y cómo conocemos este dato; cuantos orgasmos hacen gritar de placer a Anna Cameron y porqué Larry Gray da más pena que miedo, a pesar de su primitivo salvajismo.

Guillermo: A mi Closer me gustó...

Ok, una de arena: Natalie Portman, a pesar de sus 21 añitos, no tiene esa belleza tontita de la juventud. Y Londres, esa ciudad en la que todos querríamos vivir y emborracharnos, aparece sublime en un par de delicadas y fugaces escenas.

Juan, desde la lejanía: ¡Habla un poco de los clásicos!
Aarón: Ya llegaran
.



PD: La próxima crítica será sobre El sueño de Valentín (Alejandro Agresti)

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues discrepo totalmente. A mi me gustó la película porque es la vida misma. Cuatro tipos modernos y sus caóticas relaciones, llenas de deseo, mentiras, falsedades y traiciones. Me pareceió dura y divertida a la vez. Además, seimopre estaré donde esté Natalie Portman.

Guille White

Anónimo dijo...

Estimado Blogger:

Los lugares comunes en el cine están a la orden del día. A mi Closer no me fascinó. Me parció, hasta cierto punto, entretenida. Mejor que muchas otras, pero peor que demasiadas.
Lo malo de esta película es que, para excéntricos siempre preferiremos a los de Tarantino, y para sexo,......el plus en versión codificada.

JEP

Pedro Max dijo...

Carlos,

joé, si las películas hablasen, llorarían de tanto dolor. Las destripas pero bien destripadas. ¿Para cuándo una crítica de una película que merezca la pena? Te doy pistas de pelis maravillosas... "En américa", "Un mundo perfecto", "El último voto"...

A ver si me haces caso con alguna de ellas.

Tu amigo Pedro Max.

anaïsea dijo...

A mí me pareció una película pretenciosa y absolutamente insulsa, que intentaba reflejar una de esas "grandes verdades" acerca de la podredumbre humana y se quedó en la anécdota. Los personajes eran caricaturas patéticas de sí mismos y el personaje de Natalie Portman, por muy mona que ella sea, era absolutamente grotesco.

La película se puede ver, entretiene, pero es superficial hasta el dolor. El guión podría haberlo escrito una adolescente que ha leído un libro de Bukowski y lo único que ha entendido es que pone "verga" y eso mola un montón.

En fin. Estoy de acuerdo contigo, Carlos. Una película para olvidar.

Luis dijo...

Como siempre tus críticas son mordaces y directas, a veces dudo de tu buen gusto, digo yo que a la tercera va la vencida...
Aunque debo admitir que la película en si es infumable, es de las pocas veces que he tenido que salir del cine. Es burda banalización del sexo, solo resalta la tibieza de las personas y ya sabes que se dice: "y Dios vomitará a los tibios". Muy a mi pesar creo que no cabe destacar a ninguno de los 4 protagonistas, y eso es realmente es lamentable, ya que son buenos, al menos eso dice sus credenciales.
Bueno "Gañan" espero que en la próxima tu elección se mas afortunada y la crítica más suave.

galleta de mantequilla dijo...

Me gusta la crítica a una película que aporta menos tres. Conocimientos nos sobran por tener, diariamente, un master socio-sexual que nos permite saber de antemano todo lo que se nos plasma en esta cinta. Amigo, todos, como bien comentas, tenemos este master.
Sin embargo, quiero puntualizar que Natalie -permíteme que la tutee- está Licenciada en Psicología por Harvard, así que es belleza culta e inteligente. Y tiene 29 años.
Un abrazo

Aaron dijo...

Y es judía, sobretodo. Esa raza tocada por la mano de Dios.

Con la edad, me refería a que en la película tiene 21 años cuando llega a Londres y sufre el atropello y bla bla bla. Y 25 cuando se vuelve a NY, creo.

galleta de mantequilla dijo...

Toda la razón. Por la raza, la edad, el atropello y tal. (wikipedia)
Por cierto, no creo que necesite aclaración alguna mi comentario, pero lo que aporta menos tres es la película, no tu comentario.

Anónimo dijo...

Después de 7 días de reflexión sobre el comentario que iba a hacer de esta critica tan mordaz, decidí ver la película, y aunque en un ppio pensé en llevarte la contraria, argumentando que es una película entretenida que retrata los vicios típicos de una sociedad consumida por la tibieza, reconozco que no puedo. Que es pésima en todos los aspectos. No se salvan ni los ojos de Jude Law jaja. Bueno, si, salvaría un aspecto, la música.